El sueño

EL SUEÑO

 

 

El sueño es esencial para la vida y es la base de numerosas funciones fisiológicas y psicológicas, como la reparación de los tejidos, el crecimiento, la consolidación de la memoria y el aprendizaje. Aunque no todas las personas adultas necesitan el mismo número de horas de sueño, los expertos consideran que dormir menos de 7 horas por noche de forma continuada puede tener consecuencias negativas para el organismo y el cerebro.

 

 

Diversos estudios indican que la falta de sueño puede tener relación con la aparición de diabetes y la obesidad. La relación entre la restricción del sueño, la ganancia de peso y el riesgo de padecer diabetes podría derivar de alteraciones en el metabolismo de la glucosa, un aumento del apetito y una disminución del gasto energético.

 

Se ha observado una relación entre una corta duración habitual del sueño y el aumento del índice de masa corporal. Dormir pocas horas se asocia a cambios en las hormonas que controlan el hambre. En un estudio realizado en una población masculina y sana, se descubrió que dormir una media de 4 horas de sueño se asociaba a un deseo significativamente mayor de comer alimentos calóricos con un contenido elevado de carbohidratos y grasas. A estos hay que añadirle que cuantas menos horas se duerme, más tiempo hay para comer y beber.

 

Ademas, las personas con falta de sueño tienen mayor probabilidad de ser físicamente inactivas, lo que deriva en un menor gasto de energía. 
Si al aumento del apetito y el deseo de comer, se une la reducción de la actividad, se hace evidente el importante papel que el sueño puede jugar en el aumento del peso corporal.

 

 

La falta de sueño también aumenta la probabilidad de sufrir diabetes. Los períodos reducidos de sueño influyen en el metabolismo de la glucosa. Si la falta de sueño es algo habitual en nuestro estilo de vida las probabilidades de sufrir una diabetes tipo 2 son mucho mayores.