Comer en el trabajo

Comer en el trabajo

 

 

El táper se ha convertido en la elección con más seguidores a la hora de comer fuera de casa. En primer lugar, debido al motivo económico y, como segunda opción, porque comer de táper ayuda a llevar una dieta más saludable y equilibrada al obligarnos a planificar con antelación lo que vamos a llevar de comer.

 

Algunos consejos para hacer tu menú más saludable:

 

•Prepara platos únicos que incluyan pequeñas cantidades de carbohidratos (pasta, arroz, legumbres, pan o patatas) y verduras, con alimentos protéicos (carne, huevos o pescado) acompañado preferentemente con vegetales (verduras o ensalada)De postre, fruta fresca o un lácteo desnatado y, de beber, agua.

•Asegúrate que los distintos recipientes son aptos para calentar en el microondas.

•Además de los platos fríos, que lógicamente son los más indicados para estos recipientes, como los crepes que admiten cientos de rellenos diferentes, las ensaladas o los cócteles de verduras y pescados; hay que buscar comidas que no se resequen cuando las calentemos, por ejemplo, platos que lleven caldos (legumbres, sopas y cremas) o los que se acompañan de salsas o alimentos con alto contenido en agua, como las verduras (pisto, ratatouille, calabacín o berenjena rellenos).

•Cuando lleves carne o pescado a la plancha, si quieres evitar que se queden resecos, una vez hechos, córtalos en taquitos y mézclalos en ensaladas, arroces o pastas.

•Coloca los recipientes en una bolsa o porta-fiambreras isotérmica para que ni el calor ni el frío sufran modificaciones, y recuerda meter los recipientes en la nevera de tu centro de trabajo nada más llegar.

•Ten provista una “pequeña despensa” con algunos alimentos que te permitan hacer una pausa breve y un refrigerio (fruta fresca , yogur, tortitas de arroz, infusión) si te entra hambre antes de comer.

 

El bocadillo también puede ser una buena opción para comer en el trabajo o fuera de casa algunos días. Eso sí, la cantidad de pan debe ser la suficiente para cubrir nuestro gasto energético pero sin excedernos.

Las combinaciones pueden ser muchísimas, puedes meter entre pan y pan desde verduras asadas o crudas (pimientos, lechugas, tomate, zanahoria…), fiambres bajos en grasa (pollo o pavo cocido), tortilla o huevo cocido, hasta pescado azul (sardinas, boquerones, atún, salmón…) o carne (pollo asado o ternera).

Si guardas unas proporciones, comer de bocadillo puede ser una elección ligera y completa:

 

•Puede ser una comida completa que nos aporta hidratos de carbono, verduras y proteínas. Es ideal para cuidar nuestra línea y mantenernos saciados y bien alimentados durante la jornada, al poder combinarlo con todo tipo de alimentos.

•El pan, a pesar de su fama, es un alimento sano, sin grasas, que nos aporta energía y fibra, en el caso de elegir la variedad integral. Además es un alimento muy saciante, que nos ayudará a regular el apetito.

•Elige fiambres bajos en grasa, conservas de pescado envasadas al natural, y mucha verdura, esto convertirá tus bocadillos en una saludable fuente de vitaminas y proteínas de buena calidad.

•Para conservar jugoso nuestro bocadillo, puedes utilizar una cucharadita de aceite de oliva o de mayonesa ligera untada en el pan, si antes no has utilizado grasa para su preparación.

•Tendrás un menú adecuado si acompañas esta comida con una botella de agua y lo completas con una fruta fresca de postre.