Celulitis

Celulitis

 

 

La celulitis consiste en una acumulación de tejido adiposo que forma nódulos de grasa, agua y toxinas localizándose preferentemente en glúteos, caderas y muslos. Es muy común en las mujeres, mas del 85% de las mujeres presenta algún grado de celulitis después de la pubertad.

 

 

La prioridad a la hora de prevenir la celulitis es una alimentación equilibrada y suficiente que nos permita mantener un peso adecuado ya que el sobrepeso y la obesidad favorecen la acumulación de grasas en el cuerpo y por tanto la aparición de la celulitis.

 

Mantener un consumo de líquidos adecuado es fundamental, beber 2 litros de agua al día estimula la diuresis eliminado así líquidos, toxinas y otras sustancias de desecho de las células.

 

Es fundamental la reducción del consumo de sodio. Este mineral es unos de los factores determinantes en el mantenimiento del equilibrio hídrico del cuerpo. Un consumo excesivo supondrá una mayor acumulación de líquidos en el organismo, lo que agrava la aparición de la celulitis.

 

Es importante tener en cuenta que el sodio no solo se encuentra en la sal de mesa. Algunos alimentos tienen un alto contenido en sodio por lo que hay que disminuir su consumo. El queso, los fiambres, el pan, las salsas y sobre todo los alimentos precocinados tienen altas cantidades de sodio.

 

Por otro lado es importante el consumo de potasio ya que tiene el efecto contrario al sodio. Los guisantes, las semillas de calabaza y girasol, las legumbres y los cereales ricos en fibra son algunos de los alimentos con mayor contenido en potasio.

 

Debemos llevar una dieta rica en fruta y verduras que nos aporten todas las vitaminas y minerales necesarios y evitar el consumo de alimentos ricos grasas.

 

Por otro lado, el ejercicio físico es un pilar fundamental a la hora de combatir la celulitis. Unos 45 minutos ejercicio aeróbico (andar, nadar, bicicleta, correr) diario favorecen la eliminación de las grasas y evitan el sobrepeso. Este tipo de ejercicio pueden combinarse con ejercicio de tonificación que ayuden a fortalecer la zona afectada.