NUTRICIÓN EN NIÑOS Y ADOLESCENTES

 

 

La alimentación es uno de los factores más importantes para el correcto crecimiento y desarrollo de los niños. Si desde la infancia se inculcan unos buenos hábitos alimentarios, estos favorecerán una vida más saludable en la edad adulta, y contribuirán a prevenir problemas de salud, como obesidad, trastornos cardiovasculares, diabetes y algunos tipos de cáncer.

 

Un niño mal alimentado puede presentar desnutrición, anemia, obesidad, problemas de aprendizaje y de conducta. Inculcar buenos hábitos desde pequeños previene la aparición de este tiempo de enfermedades.